Tricolor se desdibujó en San Cristóbal

Colombia no lució bien ante Venezuela, las dudas sobre el árbitro se fueron despejando a medida que avanzaba el encuentro y los colombianos entendieron que en el fútbol no se gana los partidos antes de jugarlos ni se pierden con ver una camiseta llena de estrellas.

Los noventa minutos del partido ante Venezuela dejaron el sinsabor de una Selección falta de trabajo serio y cohesión. lo que ahora obliga a pensar que frente a Brasil hay que mejorar.

Las sociedades planteadas por Pékerman en la  cancha del Pueblo Nuevo de Táchira no funcionaron y fue por eso que Chará y Falcao nunca se encontraron.

En el Metropolitano de Barranquilla debe ser a otro precio, si quieren que la gente pague la reventa exagerada de boletas que montaron desde las estructuras de ese negocio que se llama futbol, habrá que reportar en la cancha unidades cohesionadas para que el público se sienta a gusto.

Esperemos el martes, por lo pronto hay capital suficiente y ahorros que no pongan en alto riesgo la clasificación. Cualquier resultado contra Brasil será bien recibido si Colombia juega bien, pero si juega tan mal como jugó ante Venezuela sólo un triunfo milagroso servirá para sanarnos.

Antes  del partido contra Venezuela hubo  que esperar 90 minutos para mirar lo que pasaba,  ahora el martes ante Brasil se espera un comportamiento distinto para afrontar un partido en el que la terna arbitral será  venezolana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here