Barranquilla y la Región Caribe siguen contando víctimas por la presencia del virus que en 2020 destruyó la economía y disminuyó la población a nivel mundial.

Esta vez el turno fue para Manuel Herrera, un hombre sereno que durante toda su vida se dedicó a servir en silencio y a apoyar a quienes necesitaban aliento para avanzar en sus empresas periodísticas, causas ambientales o aventuras políticas.

Mañe, como lo llamaban sus amigos más cercanos, le dijo adiós a este mundo en medio del dolor inconsolable de su amada esposa Alcira, que lo acompañó siempre con la misma lealtad que los unió hace varias décadas.

Su negocio Restaurante El Huerto, ubicado en un punto estratégico de la ciudad, nació un primero de abril de 1986, cómo Mañe lo contó en diversas entrevistas a medios y se convirtió en los últimos años en el tertuliadero preferido de periodistas, artistas, escritores y políticos, algo similar a lo que ocurrió hace tiempo con ¨La Cueva¨ o ¨El Mediterráneo¨.

De Mañe sus amigos cuentan que era un duro, sin embargo, jamás se descompuso en público ni en privado, porque nadie puede decir que lo viera expresar enojo o prepotencia.

Eduardo Verano De La Rosa gobernador del Atlántico en dos oportunidades siempre contó a Mañe Herrera entre sus amigos.” Fue un hombre culto, conciliador y buen amigo, además de ambientalista fue conocer de la parte científica en materia de medio ambiente y aportaba mucho con sus ideas, su capacidad de trabajo y su espiritualidad”, dijo Verano sobre su amigo fallecido.

Por su parte el periodista Víctor López Aroca, quien  también fue amigo cercano de Manuel, dijo que junto a su esposa Alcira y en familia compartieron momentos que hoy recuerda con nostalgia y emoción”.  Me dolió mucho su muerte, era un hombre sin mas ambiciones que la de contribuir con el medio ambiente y que la gente cada día aprenda a comer muy sano. La mejor forma de rendir homenaje a este gran ser humano es procurar que El Huerto sea el tertuliadero de Barranquilla y que se convierta en el punto de encuentro para comer sano y salvar vidas”.

En las redes y grupos de WhatsApp a los que pertenecía Mañe hubo reacciones de sorpresa y dolor, en medio de las cuales siempre está el reconocimiento a su nobleza.

«Era el amigo de luchas, el seguidor incansable de todos como familia, el defensor ambiental y del agro, creía en la alimentación y medicina natural. El hombre amigo servicial en causas sociales» señaló Blanca De La Puente

Paola Saravia por su parte lo describió como «un caballero respetuoso. Aún con toda la confianza que tenía con la gente   nunca se pasó los conductos regulares cuando lo llamaban a un despacho público o una cita oficial, siempre tuvo palabras de respeto hacia todo el mundo. Que triste, este 2020 ha sido difícil, pero el 2021 entró arrasando con mucho más.  Dios lo reciba en su santa gloria»

Manuel Herrera, sereno, calmado y voluntarioso; sencillo, amable y leal. Un amigo que deja en el corazón de sus entrañables compañeros de lucha una huella indeleble, la de ser un hombre servicial y un ciudadano ejemplar. Paz en su tumba.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here