Conclusiones del Foro Público “El derecho a la comunicación en el territorio Caribe».

Contar verdades ha sido la búsqueda del periodismo universal a través de la historia, esa búsqueda incesante del comunicador para aproximarse a las audiencias se extingue en el devenir de los hechos, que han llevado a los comunicadores de la Región Caribe a trabajar sin agenda ni metodología.

En el gran Salón de Casa Club Caribe de la Universidad Autónoma en el norte de Barranquilla, se realizó el foro público, “El derecho a la Comunicación en el territorio Caribe”, un evento auspiciado por el Ministerio de Cultura y los colectivos de redes informativas que intentan llevar una nueva narrativa sobre el tema de la paz y el conflicto en esta zona del país.

Ese esfuerzo por contar los procesos actuales de la reconciliación y refrescar la memoria de una guerra que creíamos extinta, se pierde en el estrecho espacio en que un puñado de soñadores debaten el tema, sin contar con la presencia de ninguno de los que hoy se autodenominan generadores de opinión de los medios tradicionales.

Ningún periódico, ni emisora, ni canal de televisión, ni noticiero local o regional cubrió el evento, y quienes allí estuvimos fuimos testigos de la importancia de los temas tratados. Tener la oportunidad de escuchar a Soraya Bayuelo contando lo que hace el proyecto Mochuelo, un museo itinerante que conserva la memoria de los Montes de María; discutir con Germán Rey el enfoque de lo que debe ser el Centro de Memoria Histórica o construir con los colectivos alternativos de información digital la mirada a una nueva Colombia y a un nuevo Caribe, fue un privilegio que tuvimos los comunicadores que allí estuvimos por varias horas tras haber sido invitados.

Soraya Bayuelo
Gerrmán Rey

 

 

 

 

Es que en el Caribe hay una agenda mediática sin planificación, que absorbe en la cotidianidad a nuestros directores, editores y reporteros de medios tradicionales, ellos se están perdiendo la oportunidad de construir una nueva narrativa para las futuras generaciones y por eso lo digital los está superando, porque sus contenidos no buscan contar verdades.

El Caribe debe reflexionar sobre los efectos del conflicto, esa es una tarea que está pendiente, porque nunca la prensa regional tuvo conciencia de la cercanía de la confrontación.

Barranquilla y el Atlántico con su infinidad de muertos y hechos violentos en la época del paramilitarismo, la Mojana sucreña y Los Montes de María,  con las masacres que enlutaron a decenas de familias,  no fueron agendadas con una visión metodológica para contar los hechos desde una mirada científica social, porque la prensa solo pudo contar los muertos y titular la noticia del día, se borró de los archivos de la mente del comunicador ese momento trascendental de contar la historia con el rigor y el análisis de quien se sumerge en la investigación.

Ojalá se sigan realizando este tipo de eventos, ojalá que quienes por sus ocupaciones no tuvieron la oportunidad de asistir a ese Foro puedan indagar en las memorias del evento, para que la próxima vez, siquiera por curiosidad, se tomen el trabajo de asistir a la convocatoria.

Un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla, un periodista que no planifica su agenda se condena a trasegar por el campo de la información con agendas impuestas por otros. Defendamos el derecho a la comunicación en el territorio Caribe.

(Fotos cortesía JUI SHIKAZGUAXA – Laboratorio de Comunicación)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here