Una comisión especial investiga el fenómeno que tiene en alerta a los campesinos del sur del Atlántico.

La situación que se registra en la zona de Aguada de Pablo aledaña al embalse de El Guájaro en el sur del Atlántico, en donde los campesinos denunciaron la extraña muerte de más de  cuarenta animales,  entre  reses y equinos,  por consumo de agua, estaría asociado a un fenómeno cíclico que se registra por esta época del año, con la aparición de algas venenosas en el cuerpo acuífero.

El gobernador del Atlántico, Eduardo Verano De La Rosa, explicó que una comisión de expertos entre quienes hay biólogos y especialistas ambientales se encuentra en el sitio tomando las muestras para entregar el reporte acerca de las causas científicas del fenómeno.

No obstante,  anticipó que de acuerdo a versiones preliminares esto estaría asociado a la presencia de algas cuyas muestras se han tomado como referencia para profundizar en el análisis.

Según sus palabras no se trata de un fenómeno general de contaminación de las aguas del embalse, es algo específico en una parte del cuerpo de agua en donde se desarrollan las algas que se convierten en elemento mortal para los animales que tomen allí.

Advirtió que la policía está ejerciendo vigilancia en la zona para controlar cualquier situación que se registre en materia de orden público y que acerca de las denuncias de robo de carne contaminada para ser comercializada no se ha recibido el reporte oficial.

Los científicos que están la zona tienen adelantados los análisis y por eso se va a esperar el reporte oficial, aunque de momento se espera que no haya manos criminales ni contaminación general en el embalse.

“Es un asunto de carácter biológico que se registra generalmente para esta época del año”, sin embargo esperaremos el dictamen oficial y una vez se tenga se entregará el informe respectivo”, concluyó el mandatario departamental.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here