La reactivación de las huertas en los patios de las casas ubicadas en los sectores populares de la ciudad y los municipios del Atlántico es la propuesta que hace Juan García Estrada a los mandatarios Jaime Pumarejo y Elsa Noguera.

Según sus palabras, «los mandatarios de los entes territoriales en Colombia están frente a un problema supremamente delicado, teniendo en cuenta que la pandemia los golpeó cuando apenas iniciaban sus periodos de gobierno.

«Ante la grave crisis provocada por el Covid-19, buscan alternativas económicas para superar este momento difícil.»

Todo este panorama nada alentador, sin contar con los pronósticos de Julio Berdegué, representante regional de la FAO, quien revela que las altas cifras de hambre desde 2019, son escalofriantes y la proyección por cuenta de la incidencia del Covid-19, hacen pronosticar un disparo en esas cifras hasta 2030.

Ante la necesidad de buscar alternativas para solventar la grave crisis, con la firme intención de hacer que el impacto sea más llevadero y menos catastrófico se requiere el concurso de todos los sectores. Es el momento de la gran alianza por un territorio que ha sido golpeado en lo más profundo de su existencia y es aquí en donde gremios económicos, sociedad civil, sector privado, entes territoriales, Organizaciones No Gubernamentales y organizaciones multilaterales deben remar hacia el mismo lado», señala en una misiva el dirigente empresarial.

«La crisis que por momentos parece incontrolable y amenaza con arrebatar la tranquilidad de los habitantes de un territorio que siempre ha sido optimista ante un futuro esperanzador, me permito proponer humildemente que se implemente de forma urgente, un programa masivo de «huertas caseras», aprovechando no solo los amplios espacios con los que cuentan la mayoría de viviendas en el sur de Barranquilla y en los municipios del Atlántico, sino como alternativa para que quienes allí residen cuenten con una actividad para ocupar el tiempo libre, pero además puedan tener de primera mano los productos que ellos mismos consumen».

La  alternativa es hacer más productiva a la  comunidad, pero, además, hacer que el llamado confinamiento sea más llevadero para miles y miles de atlanticenses.

En este orden de ideas cultivos como el tomate, cebolla en rama, pepino, berenjena, col, fríjol, auyama y calabaza entre otros, podrían aportar a la nutrición de la gente.

La implementación de las llamadas huertas caseras  sería  impulsada  por la Alcaldía y la Gobernación,  en los amplios patios de las viviendas y serían precisamente los miembros de la comunidad quienes se dediquen a la utilización e impulso de los cultivos.

«Creemos que en la medida en que entreguemos las herramientas y le enseñemos a nuestra gente que ellos hacen parte de la solución ante el duro momento que atravesamos, podremos avanzar seguros hacia nuevas perspectivas» concluye el documento en el que Juan García Estrada conmina a los mandatarios locales a activar estrategias urgentes y contundentes.

(Fotografía de Jesus Leal en Pixabay)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here