(Texto Aldira Chamorro Ojeda)

Bella, encantadora, con mar, con río y, sobre todo, con una gran sociedad. Así es Barranquilla, tal como la describió el inolvidable Joe Arroyo en su éxito musical “En Barranquilla me quedo” y en la que  se refleja el sentir y el orgullo de los nacidos en este territorio y de quienes fuimos acogidos con la alegría, sencillez y gran calidad humana de su gente.

A todos los que llegamos de otras partes de la región Caribe, del país y del extranjero, Barranquilla nos recibe con los brazos abiertos, llenos de esperanza, de apoyo incondicional y con una permanente disposición a compartir su progreso.

La Puerta de Oro de Colombia es un libro abierto que nos enamora con su cultura, sus tradiciones y aflora el sentimiento ancestral que nos hace mover las caderas cada vez que escuchamos un tambor o una flauta de millo, y ni qué decir del derroche de alegría que nos regala con el mejor Carnaval del mundo.

Hemos sido testigos del floreciente desarrollo que ha tenido, en la última década, esta gran ciudad. La visión progresista y las inversiones de los administradores locales, con el acompañamiento del sector gremial y empresarial, han convertido a La Arenosa en un destino de interés para turistas e inversionistas nacionales y extranjeros.

Cómo no llevarte en nuestro corazón Barranquilla, cómo no entregar nuestros esfuerzos para que tu desarrollo se convierta en una constante de ciudad, cómo no gritar a los cuatro vientos que yo también… ¡En Barranquilla me quedo!

Por todo esto, desde lo más profundo de nuestro ser, hoy te decimos ¡Felices 206 años Barranquilla!

(Fotografía cortesía Valerie Amor Castilla)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here