La familia Grass Sánchez es un ejemplo de reactivación económica en la feria interinstitucional para buscar mercados internacionales a la orfebrería

Gina Paola Grass Sánchez es una de las mujeres víctimas de la violencia invitada a participar en la Feria Artesanal organizada por las entidades territoriales, en coordinación con el Sena y la Unidad para las Víctimas, en Barranquilla.

El dolor que sufrió su familia hace varios años debido al desplazamiento forzado desde la población de Santa Rita de Ituango, en Antioquia, hasta Santander y luego a Barranquilla, poco a poco se ha ido superando por las oportunidades de emprendimiento que les brinda el Estado.

Su madre María Dora Sánchez Zabala fue la primera beneficiada con recursos de ayudas humanitarias. Igualmente, las entidades oficiales facilitaron la capacitación en formación para el empleo y fue así como avanzaron en el montaje de un taller de orfebrería que hace 5 años comenzó a generar frutos.

Gina cuenta que no ha sido fácil llegar al punto en donde hoy están. “Mis padres salieron de Santa Rita de Ituango sin nada, llegaron a Santander desplazados por la violencia, tras recibir amenazas de los grupos al margen de la ley y luego se trasladaron a Barranquilla, siendo nosotros pequeños aún”, recuerda la mujer con las lágrimas a punto de brotar de sus ojos.

El puesto de Gina en la feria artesanal en el centro comercial Mall Plaza de Buenavista, al norte de la ciudad, es reconocido por la calidad de los productos de orfebrería. “Se trata de piezas elaboradas como accesorios inspirados en la fauna, la flora y la cultura colombiana, todo hecho a mano”, manifiesta la empresaria que reconoce el apoyo de la institucionalidad y considera que este espacio ferial es adecuado para la reactivación económica en medio de la pandemia. Su negocio se llama Grass Joyería y Accesorios.

Su historia ha tenido altibajos. Hace cuatro meses falleció su padre y lamenta que hoy no pueda estar en la feria viendo cómo avanzan en el proceso de resiliencia. El covid 19 tocó las puertas de esa familia antioqueña acostumbrada a salir adelante en medio de las crisis, enseñando a los más jóvenes el valor del trabajo en equipo.

Diseñadoras como Francesca Miranda y otras personalidades del diseño en Barranquilla están adquiriendo los accesorios de orfebrería Grass para incluirlos en sus piezas que son expuestas y comercializadas a nivel internacional.

La Feria del Emprendimiento en Barranquilla es el taller propicio para construir el futuro de las víctimas, en medio de un espacio tallado por el amor y la resiliencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here