Alejandra Villota Ramírez es una joven artista visual bogotana que estudió fotografía, cine y televisión en la Universidad Javeriana; hoy reside en Chía Cundinamarca en donde montó una tienda ecológica, para aplicar allí el concepto de bio sostenibilidad saludable, sin abandonar la técnica de las artes plásticas desde el muralismo.

 Cómo promotora de la naturaleza y la ecología, la artista no dudó un momento en crear el espacio adecuado para fortalecer el proyecto de crecimiento personal, que en pocos meses se ha convertido en opción para las familias colombianas; es así como aceptó la invitación de su socio, Diego Montoya con quien atiende el negocio.

Alejandra está casada, tiene una beba de dos años y medio, con su esposo Erandy Daza comparten el tiempo para atender a la pequeña y fortalecer el negocio que han venido ensanchando con disciplina y esfuerzo.

La idea en el corto plazo es crear una franquicia y extender la marca  en Colombia  Ecuador, Perú y  Argentina, para avanzar al siguiente paso que,  según Alejandra,  será  la consolidación de un mercado más universal.

De momento se están generando las condiciones para montar sucursales en Bogotá, Pasto, Cartagena y Barranquilla.

Desde el pasado mes de noviembre de 2019, los promotores y amantes de la naturaleza, tienen en la ecotienda «Silvestre» en el municipio de Chía, en el departamento de Cundinamarca, un punto de encuentro, con el paso de los meses y la llegada de la pandemia del coronavirus, la ecotienda «Silvestre», la alternativa ecoamigable ganó un espacio entre las familias del centro de Colombia.

La ecotienda «Silvestre» ha construido entre los niños, niñas jóvenes y personas adultas mayores, la cultura del reciclaje con impacto en el territorio.  Hoy el amplio portafolio de servicios que se extiende desde alimentos orgánicos, implementos de aseo y las necesidades diarias de los colombianos – en tiempo de cuarentena-, abrió la puerta al impulso de la economía del país, en particular de los departamentos de Cundinamarca, Boyacá Tolima y Meta.

El emprendimiento desde la naturaleza recibe semana a semana el aplauso y apoyo de sus clientes, que tienen la posibilidad de adquirir los productos a domicilio y virtualmente.

Desde su apertura, la ecotienda «Silvestre» hizo de la responsabilidad social, eje de primera línea en la construcción de puentes con la economía local.

«Es un concepto de seguridad alimentaria en defensa de la vida y la salud”, los productos que se ofrecen a los clientes parten desde una ciclicidad cerrada y se extiende hasta el retorno de los envases, en una palabra, son biodegradables».

A esta gama de riqueza alimentaria, se suma los productos de aseo personal y mercado a granel.

«Cero plásticos. Las personas compran con sus frascos y bolsas los alimentos por peso, así no se usan tantos envases»

Desde este emprendimiento en Colombia se confirma que existe una nueva generación que promueve la ecología y la naturaleza, con un alto valor agregado para la población, la misma, que reclama más y mejores ofertas de alimentos, cuando la pandemia sigue avanzando en América Latina.

Cuando los países están sumergidos en cuarentena, esta es la oportunidad de alimentarse sanamente y de paso, contribuir al equilibrio ecológico con sello colombiano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here