La Unidad para las Víctimas, el Centro Nacional de Memoria Histórica, el Distrito de Barranquilla y el colectivo de abogados José Alvear Restrepo cumplieron medida de satisfacción a familiares del docente torturado, desaparecido y asesinado en agosto de 2001.

En la Casa de la Memoria, ubicada en el centro, en predios del Parque Cementerio Universal, se realizó el homenaje póstumo al profesor Jorge Adolfo Freytter Romero, asesinado hace 22 años por miembros del Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia, en medio del conflicto armado que afectó también a la población universitaria.

El homenaje consiste en una pieza elaborada en metal, obra del artista plástico Cristian Barbosa. Mide 3.46 metros de altura y contiene la narración de los hechos en los que fue secuestrado, retenido, torturado y asesinado el profesor y dirigente sindical, cuyo cuerpo fue hallado en un paraje de la vía Ciénaga-Barranquilla el 29 de agosto de 2001.

Freytter Romero estudió licenciatura en Ciencias sociales y económicas, y fue abogado de la Facultad de Ciencias Jurídicas en la Universidad del Atlántico. Era docente pensionado de esta misma institución y hacía parte de la Asociación de Pensionados de la Universidad del Atlántico (ASOJUA), en la que lideró la defensa de los derechos del personal afiliado de la universidad.

Mónica Florián, esposa de la víctima a quien todos consideraban uno de los más destacados docentes del alma mater, recibió el homenaje con palabras de agradecimiento en medio del dolor, lamentando que el país haya tenido que pasar por esa situación, especialmente la Universidad del Atlántico, reconocida como sujeto de reparación colectiva por parte del Gobierno nacional.  Dijo que este acto simbólico representa la memoria colectiva de quienes lucharon por los derechos de los docentes, estudiantes y colaboradores del sector educativo.

El profesor Miguel Ángel Beltrán, quien ha venido trabajando en el caso hace varios años acompañando a Jorge Freytter hijo quien vive exiliado, manifestó que este es un caso documentado en lo jurídico y lo académico, con publicaciones acerca de lo que ha sido la represión estatal en las universidades públicas. “El caso del profesor Freytter muestra la participación de agentes del Estado en connivencia con miembros de autodefensas que utilizaron la fuerza para acallar las voces de los profesores y directivos sindicales defensores de los derechos humanos”, concluyó.

Tras años buscando justicia, amenazados y exiliados, los familiares del docente Jorge Freytter conocieron los primeros avances en este crimen, declarado en enero de 2020 por una fiscalía especializada contra las violaciones a los derechos humanos como delito de lesa humanidad. El paramilitar alias Montería, desmovilizado del Bloque Norte de las Auc fue condenado por el secuestro, tortura y homicidio del maestro.

Ana María Trujillo, directora encargada del Centro Nacional de Memoria Histórica, manifestó que el acto demuestra que el país no puede olvidar a sus víctimas y que cualquier esfuerzo que se haga será poco para lograr la reconciliación y la paz total. Y pidió a la ciudadanía apropiarse del monumento para conocerlo y mantener viva la memoria del profesor Freytter y de todos los abnegados luchadores de derechos humanos que ofrendaron sus vidas.

Alfredo Palencia Molina, director territorial Atlántico de la Unidad para las Victimas, hizo presencia en nombre de la entidad garante de la ejecución a plenitud de las medidas de satisfacción ordenadas por las sentencias que han proferido los diferentes tribunales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here