Veinte días después de la tragedia ocasionada por el Huracán Iota  las ayudas humanitarias se están perdiendo en el aeropuerto, ninguna autoridad quiere proceder a entregarlas.

Colombia ha demostrado ser un país que repite sus historias sin aplicar correctivos a la conducta de los  funcionarios públicos de turno y eso queda evidenciado en la situación que se registra en Providencia, una porción de tierra perteneciente al Archipiélago de San Andrés, que resultó semi destruida por el Huracán Iota la madruga del 16 de noviembre.

Testimonios de habitantes de Providencia y videos captados por una persona en el Aeropuerto oficial de la zona dan cuenta de la negligencia en la que han incurrido las autoridades, ya que las carpas, plásticos, elementos de aseo, vestuario y calzado enviados por brigadas solidarias de todo el país y el resto del mundo se están perdiendo sin que la comunidad pueda tener acceso a ellas.

Mientras la lluvia afecta a los cinco mil habitantes de Providencia, que aún no encuentran como refugiarse del frío y el desamparo, en el aeropuerto varias toneladas de ayudas humanitarias están represadas y alguna parte de ellas se las han hurtado los encargados de la custodia.

«Ninguna autoridad ha querido entregar a los damnificados nada, no se atreven a firmar un acta por temor a equivocarse en los trámites, mientras la gente padece por la negligencia de los funcionarios», advierte una habitante de Providencia cuyo nombre reservamos.

En un video aficionado captado por otro ciudadano se observa la forma en que están cubiertas con carpas las ayudas y hay silencio absoluto de las autoridades frente al tema.

«He visto como los funcionarios han sacado elementos, prendas de vestir y calzado para quedarse con ellos y dejan allí lo que no sirve», manifiesta un joven voluntario de las brigadas de asistencia y socorro, que lamenta ver lo que ocurre en medio de la tragedia.

Aunque no se hayan perdido vidas humanas, lo que pasa en Providencia es una tragedia para los habitantes, ya que se encuentran paralizados ante una crisis que se prolonga por la falta de acción estatal para la recuperación de la Isla.

«El presidente anunció que la reconstrucción de haría en menos de 100 días, impartió instrucciones para que se agilizara el tema, pero nadie parece hacerle caso al mandatario» manifiesta un ciudadano raizal, al que la piel curtida por el sol le da la autoridad para presagiar lo que sigue.

«Aquí lo que va a pasar es lo de siempre, todo se queda en anuncio, los medios duraron dos o tres días hablando del tema y convocando campañas de solidaridad, pero ya nadie se acuerda de nosotros», señala Pedro, un humilde mototaxista que en los últimos días ha hecho carreras gratis como forma de apoyar a su comunidad.

Desde Pasaporte Caribe, un medio que se dedica a publicar solo noticias positivas, hacemos un llamado al presidente de la República,  Iván Duque, a los organismos de socorro y a los medios masivos de comunicación para que no permitan que se repita la historia.

Quien no conoce la historia está condenado a repetirla una y mil veces. Iota se llevó todo lo material, pero no la memoria de los habitantes de Providencia que piden a Colombia no volver a olvidarlos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here